Rony ‘Jason’ revela drama familiar en peor momento de su carrera

Rony Jason atraviesa el peor momento de su carrera como profesional – Marcel Alcântara

Ganador del primer TUF Brasil en 2012, Rony ‘Jason’ fue contratado por Ultimate como una de las grandes promesas brasileñas de MMA. Sin embargo, después de dos victorias y un comienzo prometedor en la organización, el Jason no se encontró más y, actualmente, con tres derrotas en sus últimas cuatro actuaciones, vive el peor momento de su carrera. Quien estuvo presente en UFC Fortaleza, en marzo pasado, se conmovió por el llanto del peso mosca (66 kg) después del revés ante Jeremy Kennedy. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que el peleador pasó por problemas familiares graves que pueden hasta explicar su bajo rendimiento.

Durante una conversación con Ag. Fight, Jason dijo que fue tomado por sorpresa durante su campamento para UFC Fortaleza con la noticia de que su hermano había tenido una recaída en su lucha contra el consumo de drogas. Dada la situación, se vio obligado a cerrar su entrenamiento faltando menos de cuatro semanas para el duelo e ir en ayuda del familiar.

“No hice nada diferente, las cosas que pasan fuera del octágono pueden tener influencia. Hoy estoy muy bien con UFC, pero las cargas viene de todos lados, principalmente de la familia. Pocas personas saben que 25 días antes de mi pelea tuve que dejar mi campamento para ir por mi hermano que tuvo una recaída en las drogas. Era una persona vital para mi campamento, por eso no estaba conmigo, porque está internado”, reveló.

Atleta profesional de MMA desde 2006 y viviendo lejos de la familia hace algunos años, Jason parece abatido con el drama de su hermano y dejó claro que considera volver a vivir en Brasil. Según el atleta, pretende seguir haciendo sus campamentos en el extranjero, o en otros estados.

“Tengo 17 años lejos de mi familia, mis amigos y los niños… Siento nostalgia, veo las reuniones familiares, mis primos juntos y siempre estoy lejos y con compromisos. No vi a mis hijos crecer o a mi madre envejecer. Esas fueron algunas de las razones. Puedo vivir aquí y hacer los campamentos afuera”, declaró.

A pesar de los terribles resultados obtenidos en los últimos años, Jason no parece intimidado por un posible despido de Ultimate. Según el brasileño, su estilo combativo y sus ganas de poner fin a las luchas sin la necesidad de tarjetas de puntuación de los jueces juegan a su favor para que siga en el mayor torneo de MMA del mundo.

“El riesgo siempre existió siempre, porque es subjetivo. Pero, a muchos les gusta mi estilo – no alargo la pelea. Hay atletas que pelean con un ‘pequeño manual’ bajo el brazo, como fue el caso de mis últimos oponentes. Deben ponerme oponentes que vengan a matar o morir, así doy garantía que será una p*** pelea. Mato o muero en mis peleas. No me acurruco”, señaló.

Excelente peleador de jiu-jitsu con ocho victorias por sumisión en su haber, Jason ganó a Damon Jackson en UFC Goiânia, en 2015, pero el duelo cambió de resultado y quedó sin ganador, después que el pluma fue capturado en un control de antidopaje. A los 33 años de edad, el brasileño tiene récord de 14 victorias, siete derrotas y un no contest.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *