Jessica Aguilar pospone sueño de UFC México y revela disconformidad por su rendimiento: “Soy mucho mejor”

Jessica Aguilar es ex-campeona peso paja (52 kg) de WSOF – Divulgación

Primera campeona latinoamericana de MMA, Jessica ‘Jag’ Aguilar dejó World Series of Fighting (WSOF), en 2015, para firmar contrato con UFC como una de las grandes figuras de la categoría peso paja (52 kg). Sin embargo, algunos imprevistos han evitado que la atleta tenga el rendimiento deseado por los aficionados —y por ella misma. De ahí, tal vez, se puede explicar su récord negativo en el torneo de artes marciales mixtas más grande del mundo.

Tras una impresionante racha de 10 victorias seguidas en MMA, la mexicana abandonó WSOF como campeona reinante para ingresar en Ultimate y seguir su camino en el mundo de las peleas: enfrentar a las mejores; pero los resultados no acompañaron. Consciente de eso, Jessica no se desanima y asegura que sigue dispuesta a tener a éxito en la categoría, pues su historial la respalda. Después de todo, la atleta mexicana fue considerada la mejor peso paja del mundo hace unos años, por vencer a grandes atletas como la japonesa Megumi Fujii.

“UFC es la promoción más grande. Todos conocen UFC. Ahora tienen a varias de las mejores peleadoras en los 52 kg. En mi carrera he buscado ir a donde están las mejores de mi división. Desafortunadamente, han pasado algunas cosas los últimos años. No he podido pelear al 100%. En las últimas dos peleas no he podido pelear en el nivel que sé que puedo dar. Si ves mi historial, ves que he enfrentado a las mejores. Enfrenté a Megumi Fujii para convertirme en la mejor de mi categoría y después defendí el título por cinco años. Siempre he pelado en el alto nivel”, dijo en conversación exclusiva con Ag. Fight.

Con varias lesiones complicadas —como un problema en el ligamento de la rodilla—, ‘Jag’ ha pasado más tiempo en recuperación que entrenando desde su entrada en UFC. La atleta reconoce no estar contenta con el rendimiento mostrado en sus dos peleas en la organización —donde no pudo conseguir la victoria—, pues asegura no haber mostrado su máximo potencial.

“En las últimas peleas, no he podido estar al 100%. Tuve una lesión de ligamentos y no pude pelear por dos años. Bajé de peso. Pasé mucho tiempo sin hacer nada. Sin poder entrenar”, señaló antes de explicar que falló en su más reciente pelea con Corntey Casey —donde perdió por decisión de los jueces pero después el resultado fue cambiado a ‘No Contest’ tras el positivo por doping de la estadounidense.

“Con Casey, me ofrecieron la pelea y acepté. Sabía que era una pelea difícil. Ella es más pesada y yo estaba muy ligera. Siempre que peleo doy todo. Esa noche, fue todo lo que pude dar, pero no estaba contenta porque sé que soy mucho mejor que eso. Entonces, sé que tengo que hacer algunas cosas para volver mejor al octágono, porque no quiero terminar mi carrera así”, analizó.

Sueño en espera

Mejorando en su condición física y con su historial en el deporte no es de extrañar que el nombre de Jessica Aguilar suene para una cartelera de UFC en América Latina, especialmente si el evento es en México. Para la nacida en el Estado de Veracruz (México) representaría todo un sueño pelear en su país, pero de momento ese deseo tendrá que esperar y no podrá ser en UFC NIght 114, show previsto para el próximo 5 de agosto en Ciudad de México.

“Me encantaría pelear en México. Es mi sueño, pero no puedo pelear en esa fecha. Todavía me estoy recuperando. Me gustaría pelear una vez más este año. Pero debo asegurarme que mi cuerpo esté al 100%. Ahora me estoy recuperando de unas lesiones en el pie, la rodilla y la nariz. Estoy a un 65%. Perdí mucho peso, tengo que recuperarme”, declaró con tono agridulce.

La peleadora también aprovechó para dar su opinión de MMA en Hispanoamérica. Sin la tradición de otros países como Estados Unidos, Brasil, entre otros, Jessica asevera que se siente feliz por el auge reciente del deporte en la zona geográfica. Sin embargo, la atleta reconoce que al deporte le falta crecer en la región y confiesa que le gustaría formar parte de ese desarrollo. Ya sea motivando, siendo ejemplo o compartiendo su historia de éxitos en las artes marciales mixtas.

“Quiero compartir mi historia, motivar, ayudar a que crezca el deporte, que es relativamente nuevo (en Hispanoamérica). En mi caso, empecé a los 24 años, llegué a ser campeona de MMA y ahora estoy con la organización más grande del mundo […]  Quiero ser parte. Soy parte de la historia. Yo fui la primera campeona mexicana y latina de MMA. Fui la mejor peso paja por 5 años. Pude demostrar que las latinas pueden competir, que pueden competir en un deporte considerado para hombres”, sentenció.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *